Escuela con Confianza es oxígeno mental

Escuela con Confianza genera un bucle interactivo

Por Nelson Vallejo-Gómez

Trama revisada de un texto publicado en la revista colombiana Semana (2018), con motivo de la crisis de los “Chalecos Amarillos” en Francia, durante el segundo año del primer mandato presidencial de Emmanuel Macron.

La conciencia sin la conciencia es la ruina del alma»

Rabelais, Pantagruel

Consciente de que la sociedad francesa sufre una crisis múltiple grave de confianza, identidad
y proyecto político de significado local/global, en lo personal como en lo colectivo, igual que muchas
otras sociedades en el mundo, el ministro de educación, Jean-Michel Blanquer, propuso al tomar la
cartera que le confiaba el Presidente Emmanuel Macron, el 17 de mayo de 2017, que la propuesta
visionaria: Escuela con Confianza generara un bucle interactivo las relaciones en la triada
República↔Calidad↔Felicidad, y con ello, se construyera la política pública de la educación.

La apuesta de Blanquer considera que formar confianza es receta y fármaco para vincular en
un todo social abierto y sistémico la base común de conocimientos, competencias, aptitudes y
culturas, que le permitan a una sociedad combatir dicha crisis; pues hay múltiples factores de
inequidad y falta de reformas integrales con justicia social, que requieren saberes, algunos
tradicionales y otros inéditos, para evitar que se generen violencias, y se carcoma la posibilidad del
buen-vivir-bien, individual y colectivamente.

Nelson Vallejo-Gómez y el Ministro de Educación Jean-Michel Blanquer. Paris, 2019.

El dato histórico es que, en una era mundial y planetaria global, las revoluciones cognitiva,
digital y ambiental se han vuelto insustentables, pues desgastan los mecanismos tradicionales de la
democracia representativa e invitan a repensar el paradigma de una democracia cognitiva, así como
el de una educación en clave de complejidad, para enfrentar los desafíos que provocan y los nuevos
conocimientos que aportan dichas revoluciones.

El mantra de esta propuesta política educativa es un vocablo simple y complejo, a saber,
Confianza. Inspirada en antiguas sabidurías, podría decirse que, así se tenga todo la plata del mundo,
si no se tiene confianza, no se tiene nada, y así se tengan todos los saberes, competencias,
pedagogías, metodologías, aptitudes para enseñar y aprender, si no se tiene confianza, nada se tiene,
porque faltaría el hilo humano, la urdimbre cualitativa; faltaría lo que “ni se compra, ni se vende”, lo
que no se cuantifica ni burocratiza; faltaría lo que hace que fines y medios se retroalimenten para
que no sólo se viva de “pan y circo”.

CLIQUE AQUI PARA LEER LA INTEGRALIDAD DEL TEXTO