Empezaré por decirle que, en abril 2012, por pedido de Edgar Morin, esbocé algunas aristas para responder a tan pretenciosa pregunta, pues el interrogante se ha vuelto un cruce de intrigas y discrepancias, en tiempos de crisis de identidad nacionalista, en vez de ser trama y urdimbre que dé fuerza y confianza a la sociedad francesa. Tal vez, aquellos que llevan “raza meridional”, como decía Simón Bolívar en su famosa Carta de Jamaica, hablando de la futura raza americana, puedan aportarle a Francia una nueva trama mestiza, en lógica de confianza, que reúna, y no de intriga, que separe.

Leer l'article

Lire l'article